WeWork pierde más de 8.000 millones de dólares en 2019

Introducción

La compañía WeWork, líder mundial en espacios de trabajo compartidos, ha reportado una pérdida de más de 8.000 millones de dólares en 2019. Este resultado ha generado una gran preocupación en el sector inmobiliario y en los inversores que habían depositado su confianza en la compañía.

Orígenes de WeWork

WeWork fue fundada en Nueva York en 2010 por Adam Neumann y Miguel McKelvey. Su visión era crear una comunidad de emprendedores y empresas que compartieran un mismo espacio de trabajo. La idea tuvo un gran éxito y en poco tiempo se expandieron a nivel global, abriendo oficinas en diferentes ciudades del mundo.

Modelo de negocio de WeWork

El modelo de negocio de WeWork se basó en alquilar espacios de oficina y transformarlos en lugares modernos y atractivos para el trabajo. Estos espacios estaban diseñados para fomentar la creatividad, el networking y la colaboración entre los miembros de la comunidad de WeWork.

La compañía se diferenciaba de los alquileres tradicionales de espacios de oficina en que ofrecía un espacio de trabajo completamente equipado y servicios adicionales, como salas de reuniones, servicios de impresión, cafeterías, eventos y actividades de networking. Todo esto creó una oferta muy atractiva para startups, pequeñas empresas y autónomos.

Expansión acelerada

La compañía se expandió muy rápidamente y en poco tiempo tenía presencia en más de 100 ciudades en todo el mundo. En 2019, WeWork tenía cerca de 10.000 empleados y más de 600.000 miembros en su comunidad.

La compañía también incursionó en otros negocios, como WeLive, que ofrecía alojamiento compartido, y WeGrow, una escuela privada para niños.

Problemas financieros en WeWork

A pesar del éxito inicial de la compañía, en 2019 surgieron problemas financieros que generaron preocupación en los inversores.

OPV cancelada

WeWork había anunciado su intención de salir a bolsa en septiembre de 2019. Sin embargo, la oferta pública de venta de acciones (OPV) fue cancelada debido a problemas financieros y a la controversia generada alrededor del fundador, Adam Neumann.

Entre las irregularidades encontradas se destacan la falta de diversificación de los ingresos de la compañía, la alta deuda y los contratos a largo plazo que la compañía había firmado por los alquileres de los edificios en los que operaba. Además, la compañía tenía una tasa de rotación de miembros muy alta, lo que parecía indicar una falta de fidelización de los clientes.

Cambio de liderazgo

La crisis financiera aceleró el cambio de liderazgo en la compañía. En septiembre de 2019, Neumann presentó su renuncia como CEO y se cerró un acuerdo de rescate con SoftBank, el mayor accionista de la compañía.

El nuevo CEO, Marcelo Claure, inició una serie de cambios para reducir los costos y reorientar la estrategia de la compañía. Se cerraron oficinas no rentables y se eliminaron puestos de trabajo. La compañía optó por centrar su estrategia en sus clientes corporativos, que eran más estables y rentables que los clientes individuales.

El impacto de la pandemia en WeWork

En 2020, WeWork sufrió aún más debido a la pandemia de Covid-19. La compañía debió cerrar muchas de sus oficinas y proporcionar descuentos a los clientes para mantenerlos a bordo. En agosto, la compañía anunció que cerraría 250 oficinas en todo el mundo y despediría a 3.000 trabajadores.

La pandemia también ha puesto en duda el modelo de espacios de trabajo compartidos, ya que se ha vuelto cada vez más común trabajar desde casa. Sin embargo, algunos analistas creen que la tendencia de trabajar desde casa puede ser temporal y que las oficinas compartidas seguirán siendo populares una vez que la pandemia haya disminuido.

Conclusiones

WeWork ha experimentado un rápido crecimiento y éxito inicial, pero ha enfrentado problemas financieros y de liderazgo en 2019 que generaron preocupación en los inversores. Además, la pandemia de Covid-19 ha tenido un impacto significativo en la compañía y ha puesto en duda su modelo de negocio de espacios de trabajo compartidos. A pesar de los desafíos, WeWork sigue siendo una empresa innovadora con un lugar destacado en el sector inmobiliario.