Texas prohíbe que los mandatos sobre la vacunación sean implementados por "cualquier entidad" estatal

MADRID, 12 Oct.

El gobernador de Texas, en Estados Unidos, Greg Abbott, ha firmado una orden ejecutiva a través de la cual se prohíbe que los mandatos sobre la vacuna contra el coronavirus sean implementados por "cualquier entidad" del estado.

Así, mediante esta normativa, los grupos y empresas de Texas no podrán exigir pruebas de vacunación de aquellas personas que se oponen a recibir dosis por "cualquier motivo personal de conciencia.

"Ninguna entidad en Texas puede obligar a recibir una vacuna de la COVID-19 a cualquier individuo, incluido un empleado o un consumidor, que se oponga a dicha vacuna por cualquier motivo personal de conciencia, basado en una creencia religiosa, o por razones médicas", ha trasladado Abbott en esta nueva norma.

Además, la orden ejecutiva establece que los infractores de la misma estarán sujetos a la multa máxima permitida bajo una sección del Código de Gobierno de Texas.

"La vacuna contra la COVID-19 es segura, efectiva y nuestra mejor defensa contra el virus, pero debe seguir siendo voluntaria y nunca forzada", ha expresado Abbott en un comunicado en el que anunciaba la medida.

Por otro lado Abbott ha avisado a la Cámara estatal y al Senado de Estados Unidos de incluir a prohibición de los mandatos de vacunas a la agenda de la sesión legislativa estatal, y ha avanzado que la normativa texana será anulada cuando se apruebe un proyecto de ley similar.

De este forma, el gobernador de Texas, del Partido Republicano, responde al anuncio del pasado mes por parte del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien avisó de que las empresas con cien o más empleados deberán obligar a los trabajadores a que se vacunen o se realicen pruebas con regularidad.