Montero recuerda que reformar sedición y rebelión fue un compromiso del Gobierno y no cree que esté "metido en un cajón"

Defiende que los catalanes "deben poder votar" el acuerdo que se alcance en la Mesa de diálogo y pone en valor el avance de tener ese instrumento

BARCELONA, 14 Ene.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha recordado hoy que la reforma de los delitos de rebelión y sedición fue un compromiso del Gobierno y que no cree que este asunto esté "aparcado o metido en un cajón". Además, ha defendido que los catalanes "deben poder votar" un acuerdo tras la mesa de diálogo en función de las propuestas que lleven a ese espacio la Generalitat y el Gobierno.

Así lo ha afirmado en una entrevista en TV3, recogida por Europa Press, donde ha sido preguntada por la decisión del Gobierno, anunciada por el ministro Félix Bolaños, de no abordar este año 2022 la reforma de ambos delitos.

En este sentido, la ministra de Igualdad ha precisado que "una cuestión es cómo presenta el Gobierno las prioridades del plan normativo" y otra, que esta cuestión "quede aparcada o metida en un cajón". En este sentido, ha recordado que esta reforma del Código Penal es un "compromiso del Gobierno y no solo del socio minoritario".

Además, ha pedido "dejar trabajar las cosas" en la mesa de diálogo y "ver qué capacidad tenemos y qué capacidad tiene la mesa de diálogo de imponer y plantear y poder ser realizados esos objetivos que son importantes para la sociedad catalana".

Irene Montero también ha respondido a la propuesta realizada por el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, que instó el pasado miércoles en Madrid al Gobierno a que se "atreva" a ganar democráticamente en un referéndum y de que el líder del PCE, Salvador Illa, recharzara un referéndum de autodeterminación.

"Uno nunca puede olvidar que la política es correlación de fuerzas. Nosotros no lo olvidamos nunca, porque somos el socio minoritario", ha precisado y en relación con esta cuestión, Montero ha asegurado que a Unidas Podemos "seguramente le ha costado votos en España defender que se tenía que poder votar". Una cuestión, ha dicho la ministra, que ERC y PSOE también firmaron en su momento.

Pero al ser preguntada si la votación debe ser sobre la independencia, Irene Montero no ha querido precisar y ha puesto en valor que ya haya un consenso sobre que tiene que haber un diálogo, al asegurar que si se compara con las posiciones de partida, eso ya es una avance. Y sobre la base de ese diálogo, considera que debe haber un acuerdo y los catalanes tienen que votar.

En este sentido, ha dejado claro que ahora se han dotado de una "herramienta común" que es la mesa de diálogo a la que hay que llevar las propuestas, siendo conscientes de que se necesita un acuerdo. "Hay una parte muy importante del camino que consistía en reconocer la legitimidad del otro para sentarse", ha precisado poniendo así en valor este hecho y el que ahora la posición central y el sentido común dicten que el camino es el diálogo.

En su opinión, en esa mesa se debe poder hablar de todo y eso, ha puntualizado, "no quiere decir que crea que es fácil convencer al PSOE de determinados planteamientos que para el Govern puedan ser la propuesta central".