Los talibán se comprometen a investigar presuntas matanzas en la antigua provincia rebelde de Panjshir

MADRID, 2 Oct.

El Ministerio del Interior del régimen talibán ha declarado su intención de investigar matanzas y torturas achacadas a los guerrilleros en la provincia afgana de Panjshir, el último reducto de resistencia contra el movimiento.

Residentes de la provincia habían denunciado que los talibán se han dedicado durante las últimas semanas a matar y torturar civiles en represalia por el atrincheramiento de fuerzas opositoras al movimiento insurgente durante su reconquista del país, que culminó el 15 de agosto con la toma de la capital, Kabul.

El portavoz del Ministerio, Said Josti, ha asegurado que semejantes comportamientos son intolerables en el nuevo emirato islámico. "No vamos a permitir que nadie torture a nadie, y menos después de la amnistía que hemos declarado", ha asegurado en declaraciones a Tolo News.

"Esta es la política del Emirato Islámico. Si ocurre algún incidente menor en algunos lugares, el Emirato Islámico intentará investigarlo", ha añadido.

Los talibán acabaron haciéndose con el control de la provincia el 6 de septiembre, con la derrota del llamado Frente de Resistencia Nacional (FRN), liderado por Ahmad Masud. El FRN asegura que sigue presente en la provincia aunque de momento no se tiene constancia de una importante actividad del grupo.