Los preplaya tumban los servidores de los gimnasios online


    La llegada de la primavera, y concretamente del mes de mayo, era temida en los gimnasios de todo el país por la invasión de unas criaturas que, año tras año, volvían como las golondrinas para copar todas las máquinas de cardio, descolocar las mancuernas de sitio y ocupar los bancos y máquinas con sus toallas y botellas de acero inoxidable: los preplaya.

    Este año parecía que la cosa no iba a ser posible, el confinamiento nos ha llevado a una nueva realidad, en la que los templos de la cultura al cuerpo están cerrados para todos. Sin embargo, ni siquiera durante el confinamiento es posible librarse de esta temida especie, que pretende liquidar todo un año de sedentarismo y alimentación a base de bocatas de panceta con lomo y doritos, con un mes de ejercicio.

    El fin de semana se dió el pistoletazo de salida para quienes quisieran salir a hacer ejercicio, y pudimos comprobar como un ejército de personas que no se levantaba del sofá desde que el rey era príncipe, se enfundaba un chándal dos tallar menor para salir a cumplir con su misión primaveral: estorbar a los que tratan de mantenerse en forma todo el año.

    No contentos con eso, los preplaya han encontrado una nueva modalidad para ejercer de especie invasora, y parecen haberse puesto de acuerdo para entrar todos en tropel a los diferentes gimnasios online que durante estos días han visto un incremento en la demanda de sus servicios. El número de visitas ha sido tan grande e inesperado que varios de estos gimnasios han visto cómo sus servidores no podían soportar tanta demanda, lo que ha provocado una caída generalizada. 

    En estos momentos se está trabajando para arreglarlo y tratar de reestablecer el servicio, mientras se teme que esta tarde los preplaya saturen los directos de Facebook e Instagram de algunos gurús del fitness. Los de las clases de bailes y yoga también están temerosos por la posible aparición de esta temible especie. “Habrá que empezar a hacer los directos a partir de las 20h, a ver si con suerte están ya en la calle.” ha declarado un monitor de yoga.