La OMS sugiere recurrir a la santería


    Haciendo gala de su tono más optimista, el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, anunció hoy en una rueda de prensa por videoconferencia que, a pesar de que haya varias vacunas para el COVID-19 en desarrollo, en estos momentos la mejor manera de proteger la salud ante el coronavirus es recurriendo a la santería.

    Tedros (o como le dicen sus amigos, Teddy) explicó que la mayor recomendación que puede dar en estos momentos es buscar a santeros profesionales: “Este virus es muy extraño, muy loco. Nunca sabemos qué hará ahora, es impredecible, como Trump. Qué bueno que haya una sana competencia entre países e instituciones para ver quién logra la vacuna perfecta primero, pero honestamente, no creemos que ayude mucho. Entre aquellas personas que no respetan la cuarentena, los metros de distancia y los lokers antivacunas; lo mejor que usted puede hacer es buscarse el mejor santero de la zona y pedirle que le enseñe a bailar para que un santo se manifieste en su cuerpo y lo cuide.“ 

    Para Teddy rezar a Dios está descartado. ”De hecho, existen datos de un pico de infecciones que coinciden con unas declaraciones del Papa Francisco diciendo que pidió a Dios que parara la pandemia, está claro que en estos momentos el representante que se escogió para dialogar con el jefe no es muy de su agrado. Mejor pida orishas buenos y fuertes, y haga lo que le pida, nada es peor que este virus, no perdona a nadie. ¡Me va a volver loco! Eso fue lo que hice yo el fin de semana y aquí estoy, perfecto. Aunque ese virus es tan poderoso que yo le recomiendo a los gobiernos que aceleren mejor la investigación para colonizar Marte. A ver si por allá nos podemos salvar” concluyó Tedros, quien admitió que no tiene prisa para que se aprueben las vacunas porque está muy cómodo trabajando desde casa.  

    En la videoconferencia que dió cómodamente desde su hogar, Teddy mostró su altar de santería y unas orquídeas muy bonitas que le regaló su mamá el año pasado y que según él, le gustan mucho a los orishas.