Isabel Preysler, espectacular reaparición de la mano de Mario Vargas Llosa tras el fallecimiento de su madre

   MADRID, 19 Nov. (CHANCE) -

El pasado 22 de agosto Isabel Preysler sufría uno de los golpes más duros de su vida con el fallecimiento, a los 98 años, de su madre, Beatriz Arrastia, uno de sus grandes pilares. Sin embargo, y a pesar de que sus ojos todavía desprenden tristeza por esta pérdida que aun esperada ha sido demasiado dolorosa, toca retomar poco a poco sus compromisos sociales y, semanas después de acompañar a Mario Vargas Llosa en la celebración por su nueva cátedra, la 'reina de corazones' ha reaparecido por todo lo alto en la Gran Gala Anual del Teatro Real.

Elegantísima con un impresionante diseño de Tot-Hom de encaje en color beige con cinturón a juego y un bolero de piel para combatir las bajas temperaturas de la capital, Isabel eligió esta exclusiva velada filantrópica en la que la ópera se fusionó con el flamenco, para retomar su vida social y lo ha hecho, como no podía ser de otra manera, de la mano del escritor, con quien lleva seis años de feliz relación.

Sonriente y tan amable como de costumbre, la socialité confesó que se encuentra "muy bien" y nos habló del día tan especial que vivirá toda la familia este viernes con la celebración del 40 cumpleaños de Tamara Falcó. "Lo vamos a pasar muy bien, aunque no es una fiesta sorpresa porque ella lo sabe", señaló una Isabel orgullosa de su hija, de quien destacó el momento dulce que está atravesando: "Está estupenda".

Desvelando que "por supuesto" que tiene preparado el regalo para Tamara en una fecha tan especial pero sin revelar de qué se trata, la socialité ha preferido no pronunciarse sobre el libro de Esther Doña, en el que habla de cómo conoció a Carlos Falcó. El momento, en el siguiente vídeo.