Empresario chino desafía al mundo en plena pandemia y abre la primera franquicia de 'Wuhan Fried Bat'


    Un empresario chino de Wuhan ha aprovechado la crisis del coronavirus y el interés que ha suscitado esta pandemia en la gastronomía de esta zona de China, para lanzar una nueva franquicia basada en el murciélago rebozado y frito, a la que ha llamado, en un alarde de originalidad, “Wuhan Fried Bat”. De este modo, no sólo se han desoído todas las recomendaciones internacionales para dejar de comer este tipo de animales, sino que esta peculiaridad culinaria parece que está teniendo gran éxito en otras regiones de China.

    Nadie dejó de comer pollo con la gripe aviar, ni ternera con las vacas locas, ni cerdo con la gripe porcina. No entiendo por qué ahora deberíamos dejar de comer la exquisita carne de un animal tan sabroso como el murciélago” comenta Wue Hon, el dueño de “Wuhan Fried Bat”. Al preguntarle si le parece el momento adecuado para lanzar esta franquicia, con las sospechas que existen acerca de que el murciélago podría haber sido el animal que transmitió el coronavirus a los seres humanos, Wue Hon es tajante: “No podía haber un momento mejor, la gente es morbosa, y la demanda de carne de murciélago es ahora mayor que nunca. Nos vamos a forrar.”

    Y parece que está en lo cierto, empresarios de varios países ya se han interesado en la franquicia, y tienen a sus abogados trabajando para encontrar los resquicios legales que les permitan abrir un “Wuhan Fried Bat” en su país. Por su parte Wue Hon se encuentra también en plena batalla legal para llevar a cabo su sueño de abrir una nueva cadena de franquicias “McPangolín”, después del revés que le ha supuesto que China declarara a este simpático mamífero, animal protegido.