El intento de ERC de frenar las obras en la Jefatura de Vía Layetana compromete una segunda fase de mejoras iniciadas

MADRID, 28 Nov.

El anuncio realizado por el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, de que había conseguido paralizar las obras en la Jefatura de la Policía Nacional de Vía Layetana de Barcelona dentro de la negociación final para apoyar los Presupuestos Generales de Estado puede comprometer una segunda fase dentro de las mejoras ya iniciadas en las instalaciones, centrada por ahora en la mejora de la iluminación y climatización de un edificio histórico.

Según explican a Europa Press diversas fuentes policiales, las obras "ya se han iniciado y se van a finalizar", al menos en lo que afecta a climatización e iluminación. Estas fuentes restan relevancia al anuncio del portavoz de ERC, un partido que ha pedido sin éxito la salida de la Policía Nacional del edificio de Vía Layetana, si bien reconocen que puede afectar a una segunda fase.

La Jefatura fue el lugar donde se centraron gran parte de las protestas tras la sentencia del referéndum del 1-O. Precisamente por esto, los partidos e identidades independentistas exigen la salida de la Policía, añadiendo además que quieren convertir el edificio en un lugar para la memoria de los torturados durante el franquismo. También se ha celebrado alguna manifestación en sentido opuesto, para pedir la continuidad de la Policía.

En rueda de prensa el martes desde el Congreso, Gabriel Rufián explicó que el 'sí' de ERC a las cuentas públicas había llegado tras una negociación final con el Gobierno que incluía un acuerdo para rebajar la edad de jubilación de los Mossos d'Esquadra y la Policía Foral de Navarra, equiparándose al régimen que se aplica a la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Ertzaintza en el País Vasco.

Además, Rufián indicó que había conseguido paralizar futuras obras de mejora en la Jefatura de Vía Layetana, suprimiendo dos millones de euros que se habían reservado para acometer esas reformas. La intención del Ejecutivo era ir repitiendo anualmente esas partidas hasta destinar a esa comisaría más de 8 de millones de euros, según el portavoz de ERC.

Fuentes policiales consultadas por Europa Press matizan esta versión. Aseguran que, en realidad, las partidas se han incluido en una más genérica sobre obras a realizar en 2022 en varios edificios de la Policía en Barcelona. Desde el Ministerio del Interior reiteran que las obras ya se habían iniciado y que no tienen constancia de que se vayan a paralizar.

Estas fuentes policiales aseguran que la obra iniciada con un coste de dos millones de euros baraja como previsión para su finalización el mes de abril de 2022. En concreto, se está cambiando toda la iluminación y también los sistemas de calefacción y aire acondicionado, así como techos y paredes, con la idea de contar con un sistema energético más eficiente.

En la Jefatura de Vía Layetana se encuentra el despacho del máximo responsable de la Policía Nacional en Cataluña, el jefe superior, así como su equipo de colaboradores más estrecho. La práctica totalidad de la plantilla y de unidades policiales se reparten desde hace tiempo por otros edificios en Barcelona con instalaciones más modernas y con mejor capacidad operativa, por ejemplo para la entrada y salida de vehículos.

A fecha de hoy se han arreglado las plantas 5, 4 y 3 de un edificio que tiene en total ocho alturas, con una fachada repleta de ventanas de madera que dan a cuatro calles diferentes. Sería a la fase de ejecución de la carpintería de la fachada del edificio histórico al que podría afectar la paralización de las obras, al tenerse que respetar el original en la madera exterior, ventanales y balconeras.

Tras el anuncio de Rufián, varios sindicatos de la Policía Nacional pidieron explicaciones al Gobierno entre críticas al portavoz de ERC por su "obsesión" con el edificio de Vía Layetana. Tanto el Ministerio del Interior como la Dirección General del cuerpo han dicho en reiteradas ocasiones en las últimas semanas que no se plantean la salida.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de JUPOL, Pablo Pérez, afeó que el Gobierno se plegara en sus negociaciones "a costa" de la Policía. "Vuelve a demostrar que a este Gobierno le importa bien poco o nada su Policía Nacional", ha apuntado.

Los sindicatos ya adelantaron el martes que la información de la que disponían señalaba que las obras estaban en marcha, de ahí que el SUP demandara explicaciones por las declaraciones de Rufián. El SPP, un sindicato con representación en la escala de mandos de la Policía Nacional, insistió en esta idea y lamentó que haya "personas incapaces de superar que España es un Estado democrático y que Vía Layetana alberga a una Policía democrática, que trabaja por y para los ciudadanos de Barcelona".

"Da la impresión de que lo que se pretende es que la Policía Nacional desaparezca de Cataluña más que el edificio en sí. Lo siguiente será el edificio de Hacienda o cualquier otro relacionado con el Estado", comentó el presidente del SPP, Adolfo Medina.

Desde el sindicato CEP censuraron también que el Gobierno permita a ERC actuar como "el nuevo portavoz de Interior" y centrarse en un edificio que es una "obsesión que roza lo enfermizo". "En esa sede trabajan compañeros plenamente comprometidos con la legalidad y la Constitución, con la defensa de derechos y libertades", recordó Víctor M. Vigil, crítico con el Ejecutivo por su "docilidad" y "por volver a hacer política con la seguridad pública".

La comisaría de Vía Layetana 43 es la sede de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña y lo fue también durante el franquismo de la Brigada Político Social. Por eso los independentistas y las entidades memorialistas demandan que se transforme en un centro de recuerdo a las personas que fueron torturadas en sus dependencias.

Ante la insistencia de ERC, el pasado 5 de octubre el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, defendió en el Senado que la Policía Nacional seguirá en la Jefatura de Vía Layetana al entender que "no hay mejor resignificación a un lugar que fue de tortura" durante el franquismo que la labor diaria que realizan los agentes, en colaboración con Mossos d'Esquadra y el resto de fuerzas de seguridad.

Días después, el 26 de octubre, el director general de la Policía Nacional, Francisco Pardo, reiteró en el Congreso que Cataluña es una "prioridad" para la institución en el empeño de "trabajar por la convivencia".

En su intervención mencionó que la Policía cuenta ahora con 320 agentes más en esta comunidad autónoma que en 2017 y que se han iniciado las obras de rehabilitación en la Jefatura Superior en Vía Layetana, lo que "pone bien a las claras las prioridades del Gobierno".

En 2019, Pardo felicitó la Navidad utilizando una fotografía que mostraba el afecto de ciudadanos que se acercaron a las instalaciones tras los incidentes protagonizados por grupos independentistas disconformes con la sentencia del Tribunal Superior que condenaba a los líderes del 'procés'.