El fútbol español se asoma al precipicio en la Champions

MADRID, 25 Nov.

A falta de una jornada para cerrar la fase de grupos de la Liga de Campeones, solo un equipo español, el Real Madrid, tiene asegurada su clasificación a los octavos de final de la competición. Solo uno de los cinco que están disputando esta ronda porque FC Barcelona, Atlético de Madrid, Sevilla y Villarreal se lo tendrán que jugar todo a una sola carta en la última fecha.

Los cuatro están al borde del precipicio, los cuatro tendrán que buscar ese billete lejos del calor de sus aficiones, pero todos, salvo el actual campeón de LaLiga Santander, dependen de sí mismos para firmar el pleno de un fútbol español que parece estar perdiendo protagonismo en el Viejo Continente. Además, sólo dos tendrían ya asegurado pase lo que pase jugar la Liga Europa.

La empresa más complicada la tiene el Barça, que tras empatar a cero en casa ante el Benfica se han metido en un lío. Con la llegada de Xavi Hernández, los aficionados esperaban un cambio de actitud, y lo ha habido. Juego más fluido, presión más alta, más compromiso, pero parece que eso no ha sido suficiente para aliviarse con el pase a octavos.

Y es que con ese empate en el Camp Nou, el Barça debe ganar al Bayern en el Allianz Arena para no depender del conjunto lisboeta. El equipo de Julian Nagelsmann ya está clasificado como primero, pero pese a ello, ganar en Múnich es una tarea francamente complicada. En caso de no hacerlo, el equipo catalán debería esperar un 'pinchazo' de los portugueses en Da Luz contra el eliminado Dinamo de Kiev.

Además, los últimos enfrentamientos entre Barcelona y Bayern no son nada positivos para los catalanes. En la jornada 1 de la fase de grupos, los alemanes se impusieron por un contundente 0-3 en el feudo blaugrana, y no queda tan lejos el 2-8 en contra en los cuartos de final de la Champions en 2020, por lo que no hay casi nada a lo que agarrarse.

Aun así, el efecto Xavi y tener más acierto de cara a gol son dos de las aspectos que hacen confiar a los aficionados del Barça, sabedores de que sería un mazazo no continuar en la máxima competición continental y pasar a disputar la Liga Europa. Un frenazo en lo económico y también en lo anímico para un equipo herido y sin ideas, al que solo quedaría LaligaSantander (a 10 puntos del líder) y la Copa del Rey.

Por su parte, el Atlético de Madrid no ha estado cómodo en ningún momento en esta fase de grupos. Está alojado en el Grupo B, uno de los más complejos, con el potente Liverpool (ya clasificado) y los competitivos Oporto y Milán.

Pero el campeón español ha vuelto a estar excesivamente irregular y sólo ha sido capaz de sumar cuatro de los primeros 15 puntos, sólo uno en el Wanda Metropolitano, el inicial ante los 'Dragones'. Haber ganado este miércoles a los 'rossoneri' le habría dejado en una posición cómoda, pero la derrota le aboca incluso a la posibilidad de quedarse sin el amargo consuelo de la Liga Europa como le sucediese en la campaña 2016-2017.

Los del 'Cholo' Simeone ni siquiera dependen de sí mismos para avanzar de ronda. El Atlético estará en octavos si gana, siempre y cuando el Milan no lo haga ante el Liverpool en San Siro. Si ambos lo hacen, decidirá la diferencia de goles, a favor de su rival por un tanto. Lo más 'positivo' para los colchoneros es que el Oporto no puede especular tampoco demasiado.

Al igual que el FC Barcelona, Villarreal y Sevilla sí dependen de sí mismos para seguir con el sueño europeo. Los de Unai Emery perdieron en casa ante el Manchester United en la quinta jornada, pero el empate del Young Boys ante el Atalanta minimizó el daño y les dejó un punto por delante del conjunto italiano.

El 'Submarino' tendrá que rendir visita en la última jornada a los de Gian Piero Gasperini sabedores de que el empate les vale para estar en octavos como segundo de grupo, lo máximo a lo que ya puede aspirar el campeón de la Liga Europa, que se vería obligado a defender su trono si pierde.

En cambio, para el Sevilla, la única opción de clasificación es vencer al RB Salzburgo. Los de Julen Lopetegui salvaron su primera final al ganar en el Sánchez-Pizjuán al Wolfsburgo y su grupo está tan apretado que puede tener todos los destinos posibles.

Así, si el conjunto sevillista gana en Austria y el Lille pierde en Alemania, sería primero de grupo y segundo si el campeón de la Ligue 1 suma. Si no lo hace, pero los 'Lobos' tampoco, se iría a la Liga Europa, pero si el equipo germano saca los tres puntos, diría adiós a su temporada europea.