El exjefe militar de ETA Jurdan Martitegi acepta dos años y seis meses de prisión por actos de kale borroka en Vizcaya

MADRID, 13 Oct.

El exjefe militar de ETA Jurdan Martitegi ha aceptado este miércoles una condena de dos años y seis meses de prisión por su participación en la comisión de actos de 'kale borroka' durante la fiestas de Galdakao (Vizcaya) en septiembre de 2000.

La defensa de Martitegi y el Ministerio Fiscal han presentado un escrito conjunto en el que el etarra reconoce los hechos. Así, ha aceptado dos años de cárcel por un delito continuado de daños y seis meses por un delito de desórdenes públicos, frente a la petición inicial de cinco años.

Por otro lado, Martitegi ha sido inhabilitado para el sufragio pasivo, deberá abonar las costas procesales y, por último, tendrá que pagar una indemnización de manera conjunta y solidaria junto con el resto de los condenados.

El juicio contra Martitegi se ha celebrado más de 13 años después de que el tribunal condenase a otros cinco acusados por su implicación en los mismos hechos al considerar probado que provocaron daños con mazas, palos, y el lanzamiento de artefactos explosivos en los inmuebles en la avenida principal de la localidad vizcaína de Galdakao.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que juzgó los hechos, condenó a estos cinco acusados y absolvió a otras nueve personas, entre las que se encontraba el presunto liberado del 'comando Vizcaya' de ETA Gorka Joseba Lupiáñez Mintegi, por entender que no existía "elemento corroborador de las declaraciones inculpatorias" de los acusados que le vincularon, junto a otras 13 personas, con los actos de kale borroka que tuvieron lugar durante la fiestas de la localidad.

Martitegi se ha sentado nuevamente en el banquillo de los acusados tan solo dos semanas después de que fuese enjuiciado por el incendio provocado de un concesionario de vehículos Citroën en enero del año 2000. Tras alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía --que pedía 10 años de prisión-- aceptó seis años de cárcel una indemnización de 415.489,75 euros al propietario del edificio por los daños provocados en nueve vehículos y en la estructura del hangar.

Previamente, el considerado como jefe militar de ETA fue arrestado en abril de 2009 en Perpiñán, y condenado, en 2013, a 16 años de cárcel por la Justicia francesa. Posteriormente, la Audiencia Nacional le condenó, en 2014, a 139 años de prisión por el atentado con coche bomba contra el cuartel de Calahorra (La Rioja) el 21 de marzo de 2008, que causó ocho heridos, dos de ellos guardias civiles.

El pasado mes de marzo la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior autorizó su traslado de Soto del Real, en Madrid, a la prisión de Martutene, en San Sebastián.