Bélgica estudia nuevas limitaciones en la hostelería para frenar el repunte de contagios

BRUSELAS, 25 Nov.

Los gobiernos federal y regionales en Bélgica estudiarán este viernes nuevas medidas de restricción en el sector de la hostelería, como el cierre a medianoche o un máximo de personas por mesa, para tratar de contener el repunte en el número de contagios e ingresos hospitalarios por coronavirus, apenas una semana después de revisar los protocolos.

El ministro de Sanidad, Frank Vandenbroucke, ha adelantado en una comparecencia parlamentaria que las autoridades deberán tomar medidas severas frente al empeoramiento de la situación y que algunas actividades deberán "ser interrumpidas", sin precisar cuales.

Las recomendaciones que el responsable del control de la pandemia, Pedro Facon, ha propuesto a las autoridades apuntan el cierre a medianoche de bares y restaurantes y un límite de cuatro personas por mesa ocupada, según ha informado el diario belga 'L'Echo'.

El experto también aboga por cerrar establecimientos en donde el aforo no pueda estar sentado o sea complicado garantizar que se cumple la distancia y se porta mascarilla, lo que en la práctica supondría suspender de nuevo conciertos y cerrar discotecas, explica el periódico.

Estas iniciativas y otras como limitar al máximo los contactos de los alumnos de distintos grupos en los centros escolares estarán sobre la mesa de la reunión de urgencia convocada para el viernes por el primer ministro, Alexander de Croo, apenas una semana después de que se reintrodujera el teletrabajo como norma y se abogara por un uso más extendido de la mascarilla.

El número medio de ingresos hospitalarios ha alcanzado ya niveles superiores a los registrados durante la tercera ola en Bélgica, con un aumento ahora del 19,4 por ciento por semana y cerca de 300 hospitalizaciones diarias.

Tras superar el umbral de los 500 pacientes en cuidados intensivos la semana pasada, la cifra actual es de 654 camas ocupadas en UCI y podría llegar a 1.000 en dos semanas, según los datos ofrecidos por el Instituto de Salud Pública Sciensano.

Los contagios también han crecido drásticamente hasta 16.100 diarios, lo que supone un aumento del 53,3 por ciento con respecto a la semana anterior, y la tasa de positividad se sitúa en el 15,7 por ciento. En el caso de los fallecimientos, el incremento es del 33 por ciento, con una media de 37,3 muertes diarias en la última semana.

En Bélgica, el 87 por ciento de la población adulta y el 75 por ciento del total cuenta con una pauta completa de vacunación contra el coronavirus, pero la situación difiere enormemente entre regiones, con un 81 por ciento en Flandes y un 72 por ciento en Valonia, pero solo un 59 por ciento en la región capital de Bruselas.