Beber cerveza caliente, adelgaza


    Según un estudio conjunto de la Universidad de Wichita (Kansas) y la Universidad de Granada, se ha demostrado que beber cerveza caliente ayuda a adelgazar. Este estudio se ha llevado a cabo durante 4 años, recreando las condiciones reales de las zonas de tapeo típicas españolas, por una parte, y las fiestas universitarias estadounidenses por otra. 

    Las conclusiones son que en ambos casos, las personas que bebían cerveza caliente, adelgazaban sin remedio. En caso de que la cerveza fuese Cruzcampo, el efecto adelgazante del zumo de cebada aumentaba su efectividad en un 50%, exceptuando a los sujetos de estudio andaluces, que no parecían experimentar cambios.

    Sin embargo esta terapia de adelgazamiento no está exenta de efectos secundarios. Se han descrito, junto con la pérdida de apetito, la pérdida de alegría y de ganas de vivir y la posibilidad de desarrollar síndrome de Tourette selectivo contra los camareros que te sirven la cerveza. Aún así, dos cervezas calientes antes de cada comida aseguran una pérdida de entre 1,5 y 3kg a la semana.

    Por algún motivo que se desconoce y que se sigue investigando, el efecto adelgazante de la cerveza caliente no afecta a los ingleses, que tampoco experimentan, por otro lado, ningún tipo de efectos secundarios. Algunos científicos apuntan a una posible relación entre este fenómeno y la dificultad que tienen los hijos de la Gran Bretaña para hacer un buen uso de los balcones.